Crónica Resurrection Fest 2017, día 3: "Del Punk de Rancid al sensacional concierto de Obituary"

El último día arrancaba con una temperatura estupenda para un festival en Galicia. Otro año más habíamos conseguido escapar de la lluvia y parece que hasta los elementos se alían con la pintoresca ciudad de Viveiro para hacerla brillar mucho más en una de sus semanas más importantes del año.

Mucho más temprano todavía que la jornada anterior nos dirigimos al Desert Stage para ver a Revolution Within, una de esas bandas a las que sigo desde ya hace unos años pero que nunca había conseguido ver en directo. Sin entender muy bien el porqué de colocarlos en ese escenario nos acercamos hasta la primera fila y desde allí pudimos ver al completo la descarga que los portugueses nos tenían preparada. Mantenían el contacto con el público en todo momento y lo animaban a hacer circle pits, death walls,.... Poco público a esas horas como suele ser habitual pero con ganas de mucha fiesta. Raça le dijo al público portugués que hablaría en español en esta ocasión y continuó hablando en portugués hasta que se dio cuenta de que no había cambiado de nuevo al español… momento simpático que demuestra lo cercanos que son estos grupos. El sonido del concierto fue muy bueno, el setlist muy acertado y sobre el escenario no se les podía exigir nada más. Fue una buena idea madrugar para estar allí presente. La primera vez que los veía en directo y os aseguro que no será la última.

Aunque en un principio Revolution Within y MorphiuM coincidían unos minutos en sus actuaciones, un cambio de horarios hizo que tuviese tiempo de ver los dos conciertos completos. Era día de ver a MorphiuM, al igual que los Killus el día anterior, abriendo el Main Stage. Nuevamente las camisetas de Arch Enemy nos indicaban que ya había público buscando posición para próximos conciertos. Afortunadamente fue más fácil acercarnos y desde una segunda fila pudimos ver todo lo que sucedía sobre el escenario. Nada más salir al escenario se notaron algunos problemas de sonido con el micrófono que impedían escuchar a Alex todo lo bien que se debería pero el problema fue solucionado rápidamente y el concierto continuó con total normalidad, aunque la batería siguió destacando sobre los demás instrumentos, por lo menos desde donde nos encontrábamos nosotros. En varias ocasiones Alex saltó del escenario y se acercó a la valla, acto que hizo reaccionar al público que se encontraba bastante apático para lo que suele ser un concierto de ellos pero que fue despertando poco a poco y sumándose a la locura que allí se estaba viviendo. Con tan sólo 30 minutos de actuación sólo hubo tiempo para escuchar algunas de las canciones de su último álbum “The Blackout”: “Victim Of Your Shame”, “Point of No Return”, “You’d Rather Be Blind”,... y como no, “What Lies Behind Words” ya para cerrar.  Fue un buen concierto, pero sin duda, no fue el mejor que he visto de ellos. Banda recomendada para ver siempre que sea posible, no defraudan nunca!

Tras un tiempo de descanso que aprovechamos para saludar a bandas amigas retomamos nuestro trabajo. Desde lo alto de la zona Pandemonium era un buen lugar para poder seguir a Bury Tomorrow y al mismo tiempo poder observar al público. Tras su visita al festival en el 2014, el metalcore de los ingleses regresaba al Main Stage para deleite de los allí presentes. Las voces melódicas sonaban francamente bien, con lo cual el contraste con las guturales era todavía más brutal. “Man On Fire”, “Knight Life”, “Lionheart”, “Cemetery”,...y ya para terminar “Sceptres”. Un estilo que cada día me atrae más y con el que disfruto mucho en cada edición del Resurrection Fest.

DEJA TU COMENTARIO