Tiroteo en festival en Las Vegas: la mayor masacre en EEUU

El cantante Jason Aldean debía cerrar las tres jornadas de música country al aire libre. Pero mientras se presentaba frente a unas 22.000 personas en el festival Route 91 Harvest en Las Vegas, todo se vio interrumpido por el sonido de disparos de un arma automática. Así, se generó una estampida. Entre gritos, muchos corrieron, otros se agacharon y algunos intentaron esconderse. Todo, mientras decenas de personas eran abatidas. Pasadas las 22:00 del domingo, el pánico se apoderó del festival y hasta la noche de este lunes se registran al menos 59 víctimas fatales y 527 heridos.

Según un video, en un primer momento fueron nueve segundos de rápidos disparos y estallidos, seguidos de 37 segundos de silencio entre gritos de pánico. Luego hubo otras dos rondas más de disparos, de pocos segundos. Jake Owen, cantante que estaba en el escenario junto a Aldean dijo a CNN que era como “dispararle a peces dentro de un barril”.

El atacante, identificado por las autoridades como Stephen Paddock, un jubilado millonario de 64 años, se hospedó a sólo 120 metros del lugar donde se realizó el festival, en una de las 3.309 habitaciones del hotel casino Mandala Bay.

Desde el piso 32, habría roto dos ventanas, desde donde apuntó y abrió fuego, prvocando la masacre más sangrienta de la historia de Estados Unidos. Esta matanza superó a la del club nocturno Pulse, en Orlando, que en 2016 dejó 49 muertos. Y a San Bernardino, donde murieron 14 personas en 2015.

“Lobo solitario”

El hombre, que no estaba en los radares de la policía ni tenía antecedentes criminales, se habría suicidado luego de la masacre. Un equipo SWAT llegó hasta la pieza del atacante luego de que alertas de fuego se levantaran por el uso de las armas. Dentro de la habitación, habrían encontrado más de 19 rifles, según The New York Times.

El ataque fue reivindicado por el Estado Islámico (EI), grupo que aseguró que Paddock era un “soldado” convertido al islam “hace algunos meses”. Sin embargo, el FBI descartó cualquier vínculo del atacante con algún grupo terrorista y aseguró que no se tenían pruebas suficientes para vincularlo. Las autoridades lo describieron como un “lobo solitario”.

El Presidente Donald Trump condenó el ataque y llamó a la unidad nacional. “Hoy es un día de conmoción y dolor para nuestro país”, dijo y señaló que este era un acto de “pura maldad”. Además anunció que viajará este miércoles a Las Vegas para reunirse con familiares de las víctimas. “Rezamos para que todo el país encuentre unidad y paz”, comentó.

Por su parte, la familia parecía no conocer nada de los planes de Paddock. “No tenemos idea de qué ocurrió. Es como si un asteroide hubiese hecho impacto sobre la familia”, dijo el hermano del atacante, Eric Paddock. El hombre aseguró a la cadena CBS que el autor de la masacre no tenía afiliación “religiosa ni política”, ni tampoco antecedentes de enfermedad mental o ser supremacista blanco. “No era un tipo ávido de (usar) una pistola”, agregó.

En las primeras horas después del ataque, la policía estuvo detrás de la pista de una mujer asiática descrita como la “pareja” del autor del ataque, Marilou Danley. Pero después de ser localizada y señalar que estaba fuera del país, los investigadores estimaron que aparentemente no tiene nada que ver con la acción y que Paddock habría utilizado parte de la identificación de la mujer.

El atacante estaba divorciado hace 27 años y vivía desde hace dos años a unos 130 kilómetros de Las Vegas, en Mesquite, en una residencia junto a un campo de golf, tras mudarse desde Florida. El pueblo de 18.000 habitantes es conocido por tener una gran comunidad de jubilados y varios casinos.

Según su hermano, Paddock había trabajado como contador y “tenía mucho dinero”. “Era un hombre acomodado que jugaba video póker… en cruceros”, dijo a CNN. Agregó que su hermano jugaba manos de póker de US$ 100. El padre de ambos era un conocido ladrón de bancos y según Erick Paddock, estuvo entre los 10 hombres más buscados del FBI.

De acuerdo a las autoridades locales, tenía una licencia de piloto y había comprado legalmente algunas armas. Desde el jueves que se hospedaba en el hotel de Las Vegas. Según sus vecinos, era muy tranquilo, frecuentaba casinos y era un apostador profesional. Christopher Sullivan, director general de Guns & Guitars, una tienda de armas en Mesquite, confirmó que Paddock compró tres armas en su tienda en el último año, una pistola y dos rifles.






DEJA TU COMENTARIO