Tras 60 años y con nuevos socios, UCV-TV alista cambio de nombre

El fin de una era. Eso se avecina en la estación televisiva más antigua del país, UCV Televisión (UCV-TV), con el arribo de nuevos socios -Jesús Diez y Gonzalo Martino, con el 50%- a la sociedad Media 23 Spa, que desde agosto controla el 90% de la propiedad del canal y que también integran Diego Garretón y Fernando Gualda, con el otro 50%. La Universidad Católica de Valparaíso posee el restante 10%.

La estación, que nació en 1957 y hace dos semanas cumplió 60 años, cambiará en los próximos meses el nombre que lo acompaña desde sus inicios, para reconvertirse y dar paso a un nuevo proyecto televisivo. “Un canal de televisión tiene que ser un aporte a la sociedad. Tiene que representar a la persona de Arica, de Santiago, de Puerto Montt y de Valparaíso, y con la marca actual algunos se sienten más representados que otros”, explica Fernando Gualda, quien es también gerente general en Media 23 Spa.

La firma adquirió el control de la casa televisiva con un desembolso de más de US$ 13 millones. Sin embargo, Media 23 sigue evaluando cuál será la cifra final de inversión, dado a que aún esperan conocer más definiciones relacionadas principalmente con la televisión digital. El primer semestre UCV-TV registró pérdidas por $ 74,8 millones, según los datos enviados a la Superintendencia de Valores y Seguros.

Las definiciones

Gualda comenta que en la búsqueda del nuevo nombre están siendo asesorados por G.O.G. Group y que el foco es ser una señal de entretención, integradora y con un target específico: hombres y mujeres de 25 a 64 años, pertenecientes al segmento ABC de la población. “No somos un canal generalista, no queremos competir con los demás. Somos un canal que quiere hacer televisión de otra manera, de calidad, pero con un presupuesto diferente. No queremos derrochar. Entendemos que esto es un negocio. Queremos alcanzar la rentabilidad que se le exige a cualquier negocio tradicional y que por alguna razón en Chile los inversionistas de la industria no la exigen y ya estamos logrando eso”, dice Gualda.

En esa línea, indica que ya ha habido cambios, dado que empezaron a trabajar los contenidos con la universidad en febrero, lo que ha permitido que el canal tenga en promedio el 10% del share de audiencia del target en el que están enfocados. Para lo anterior se estudió, por ejemplo, la parrilla programática, sumándose shows como Milf y manteniéndose programas como Algo Personal y Me Late. También fueron añadidos los recientes Contigo Pan y Cebolla y Coming Soon.

El plan a futuro

Respecto del futuro tras el ingreso al 50% de la propiedad de Jesús Diez, dueño junto con su familia de Empresas TurBus, y Gonzalo Martino, controlador de Copeval, Gualda asegura que se barajaron varias opciones, pero que se optó por los nuevos socios por su perfil inversionista.

“Son inversionistas 100% pasivos que confían en nuestra gestión. La inversión era alta y no teníamos todo el capital. Tenemos varios proyectos en carpeta que harán hacer crecer el canal más adelante. Entonces con ellos el cielo es el límite”.

En ese contexto, afirma que “si bien tenemos clara nuestra posición y hacia dónde vamos, hay varias cosas que se pueden hacer en Chile y en el exterior con contenido y con desarrollo de la televisión (…). Hay algunas conversaciones con otros canales. Afuera estamos recién hablando con un canal de un país hacia el norte”, dice.

Ahora, a Media 23 sólo le resta avanzar en lo proyectado, ya que el plan es formar cinco señales, que contemplan la señal principal, una infantil que ya está en funcionamiento (TaTeTi), una cultural universitaria, que es la que se quedará con el tradicional nombre UCV-TV, y otras dos que están por ser definidas.

“Hay temas técnicos que aún no están resueltos, por eso digo que el proyecto total de inversión aún no lo tenemos claro. Eso tiene que ver con televisión digital, con la regulación, con ciertas definiciones”, puntualiza.

Al ser consultado sobre la posibilidad de adquirir el 10% de la propiedad con la que se quedó la casa de estudios, dice que hay opciones, aunque precisa que ello va a depender de lo que la universidad quiera. “No creo que sea un tema que se trate antes de tres o cinco años”, indica.



DEJA TU COMENTARIO