Las increíbles imágenes de la fauna de Ñuble obtenidas con cámaras trampa

 En el marco de su Resolución de Calificación Ambiental (RCA), desde 2012 la Central El Pinar (proyecto mini hidro que se construye en el sector de Santa Lucía Bajo, en la comuna de Yungay) viene desarrollando tareas de monitoreo y conservación del huemul en la nueva Región de Ñuble. Para ello, en este tiempo se han instalado siete cámaras trampa que han permitido detectar -de forma inédita- la fauna silvestre en la zona, sus hábitos y desplazamientos.

En este contexto, a partir de enero de este año se dio inició al Plan Oficial de Monitoreo del Huemul de la Central El Pinar, con revisión periódica de imágenes de las cámaras según establece la RCA. Y las labores de captación de imágenes han arrojado increíbles resultados. Junto a la observación de rastros del huemul, “las cámaras también nos han permitido detectar la presencia del gato colocolo, zorros y del ciervo rojo. Este el primer registro fotográfico de esta especie en la zona de Chillán. Se trata de una amenaza para el huemul y por ello también la estamos monitoreando”, explica Rodrigo López consultor senior en temas de conservación y monitoreo y director de la ONG Aumen, co-creadora del documental “Huemul, la sombra de una especie”.


Las cámaras trampa son equipos instalados en árboles, rocas e incluso en entradas de madrigueras, que permiten detectar fauna silvestre y, con ello, obtener valiosa información respecto de los hábitos, desplazamiento y reproducción de las especies observadas. Se trata de equipos de última tecnología, con sensores de movimiento, y que cuentan con la capacidad de observar imágenes diurnas y también nocturnas.

“Pueden captar video en HD y son muy útiles para su operación en terreno. Se instalan en los arbustos o en rocas, dependiendo de la especie que se quiera observar. Funcionan durante las 24 horas del día y como investigadores revisamos su información regularmente en el marco del compromiso de la RCA de la Central El Pinar”, especifica López.

Los principales lugares de avistamiento de huemules al interior de Chillán (en la recién creada Región de Ñuble) se encuentran dentro de la Reserva de la Biósfera Corredor Biológico Nevados de Chillan-Laguna del Laja. De acuerdo a los expertos, se han observado dos grandes sub-poblaciones: Una en la zona alta de la cuenca del Río Ñuble, al norte; y otra en la Reserva Nacional Ñuble hacia el sur.

“Hemos presenciado un par de ejemplares en los alrededores de la Laguna del Laja. Esta es la zona más hacia el sur donde hemos detectado la presencia de huemules”, asevera López, quien agrega que el trabajo también incluye el contacto con entidades como Conaf o el SAG: “Hace poco nos solicitaron un análisis del ganado vacuno, para verificar la presencia de parásitos en la zona. Nosotros tomamos estas observaciones y las realizamos. Primero como una manera de cumplir de manera responsable con el proyecto, y también para colaborar con la institucionalidad respectiva”.



DEJA TU COMENTARIO