Transantiago tendrá un tercer indicador de pago para mejorar calidad de los buses


Más de seis mil millones de pesos será el presupuesto máximo que entregará el Ministerio de Transportes a las empresas que se adjudiquen la licitación del Transantiago para financiar la compra y mantención de las flotas de buses, cuando ingresen al sistema en octubre de 2018.

Este “pago por flota” se realizará cada mes, el que se sumará a otros recursos que se les cancelará correspondientes al denominado “pago por pasajero transportado” y por “kilómetro recorrido”. La cartera estableció que a diferencia de lo que ocurre hoy, este presupuesto ahora estará en un ítem específico y no dentro de los fondos generales que se transfieren a las empresas, con el objetivo de que haya una precisión sobre cuánto se destina a ese fin.

En total, habrá $ 6.066.889.880 en este ítem para las seis unidades de negocios que se definieron. Estos recursos deberán ser utilizados para costear el “arrendamiento financiero” a los fabricantes de los buses o bien a los inversionistas.

En el ministerio se explica que los futuros concesionarios deberán renovar el material rodante para adjudicarse alguna zona, pues las bases de licitación exigen que haya entre 550 y 600 vehículos por área que deberán ser nuevos o bien que tengan una antigüedad tope de siete años.

Al respecto, la ministra de Transportes, Paola Tapia, explicó que “tenemos que tener buses que sean bienes afectos a la concesión y que éstos se mantengan en mejores condiciones que las actuales”. La secretaria de Estado añadió que en la historia del Transantiago se han registrado problemas en la mantención de las máquinas, por lo que se requiere tener un presupuesto especial destinado a esta área.

Otro punto relevante es que hay una buena parte del sistema que cumplió 10 años o bien un millón de kilómetros recorridos, por lo que deberán salir de circulación (se espera el retiro de 568 vehículos este año, mientras que el próximo serán 1.246).

Industria

La industria ve con buenos ojos la medida, pues consideran que será un financiamiento garantizado para un elemento clave, pues reciben multas si el material está en mal estado.

“Es bueno que desagreguen el ítem destinado a la flota, ya que por un lado la inversión inicial es altísima y, por otro, permite definir detalladamente cuándo se realizarán las renovaciones de buses”, señala un operador del sector.

Los costos para las firmas que se adjudiquen la licitación serán altos, se plantea en el sector, pues se les piden tecnologías que no poseían, como buses eléctricos (deberá haber 15 vehículos por unidad). A modo de ejemplo, un bus nuevo Euro VI (tiene bajas emisiones de contaminantes) tiene un valor que llega a US$ 270 mil.

La ministra Tapia también planteó ayer que la idea de estos cambios es “darle mayor transparencia al sistema”. En esa línea, agregó que los contratos que celebren las futuras empresas del Transantiago con terceros y que superen los $ 50 millones deberán ser informados al Ministerio de Transportes. “Si ello no ocurre, se pone en riesgo la continuidad de la concesión. Hay que conocer las transacciones que tienen los concesionarios con terceros, hoy no existe una facultad para ello”, finalizó.



DEJA TU COMENTARIO